Adulterando a Nietzsche

El 18 de noviembre parafraseaba a Nietzsche de la siguiente forma: “Nietzsche nos advirtió sobre las personas profundas como pozos sin fondo porque las piedras arrojadas a ellos jamas sabemos dónde caerán.”, hoy, un mes después, descubro que la frase Nietzscheana era otra: “Cual un pozo profundo es un eremita. Es fácil arrojar dentro una piedra; mas una vez que ha llegado al fondo, decidme, ¿quién quiere sacarla de nuevo? ¡Guardaos de ofender al eremita! Pero si lo habéis hecho, ¡entonces matadlo además”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *