Terapia Intensiva (1)

Estertores como ladridos de perro, alguien nombra a alguien que ya no esta, cardiacos sonidos electronicos y comida como arena y sin sabor a nada, son algunas impresiones de mi estadía en teraria intensiva. Y, por supuesto, necesidad del otro como del aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *